Una ventana primaveral al infinito

Buenos días amig@s!

Ya ha entrado la primavera, el equinoccio pasó hace unos días, y la Tierra sigue en su incansable movimiento alrededor del Sol. Estos primeros meses del año, han sido espectaculares, astronómicamente hablando. Hemos tenido ocasión de poder ver un cometa con un apellido ciertamente peculiar, Honda que estaba cercano a magnitud 6,5 unos días después de su perihelio. Ahora, el 45P/Honda, ya está desapareciendo entre la oscuridad, hacia las remotas regiones del Sistema Solar y en el cielo empiezan a aparecer nuevos objetos que explorar.

556751_425801257505026_2000991545_n

Mientras la Tierra se mueve alrededor del Sol, tiene tras de sí, un fondo diferente de estrellas. Así pues, durante esta estación en la que los campos están verdes y los almendros en flor, reinan las constelaciones de Leo, Coma Berenice, y Virgo. Estas constelaciones, son auténticas ventanas abiertas al infinito, pues podemos encontrar en sus más recónditas profundidades, centenares de galaxias que podemos explorar con el telescopio. Si apuntamos nuestro instrumento hacia el Nordeste de la estrella gamma Virginis,   podemos encontrar centenares de borrones que si bien raras veces podemos percibir estructura con instrumentos de abertura moderada, si podemos ser conscientes de qué es cada “manchita”,  un grupo de cientos de miles de millones de estrellas, que con toda seguridad, pueden tener planetas a su alrededor.

Lo anteriormente descrito, nos hace pensar en las casi infinitas posibilidades de que no estemos solos en el Universo. Es algo egocéntrico pensar que, si el Universo se compone de 200.000 millones de galaxias, cada una de ellas, con 300.000 millones de estrellas, y se estima que cada estrella, podría tener al menos, un planeta a su alrededor, podamos estar solos en las vastas extensiones del Universo, por contra,  las posibilidades de vida en algún lugar del Cosmos realmente son abrumadoras.

Parece realmente mentira, las ideas que se nos pasan por la cabeza, cuando observamos estos borrones en el cielo. Pensar en cómo se formó, de qué está compuesto ese objeto, cuál es su evolución a lo largo del tiempo, conocer cuáles son sus características, o cuál será su destino con el transcurrir del tiempo, son preguntas que fascinan a cualquier persona que se asome a lo infinito del espacio y del tiempo, en las insondables profundidades de estas constelaciones primaverales.

 

¡Un Saludo Cósmico Galáctico!

Anuncios