Un Viaje por el Sistema Solar II

Hola de nuevo amig@s:

Continuaremos por ese misterioso viaje por el Sistema Solar que hace unas semanas comenzamos. Saldremos de Marte y de sus lunas para irnos hacia las más remotas regiones del Sistema Solar.

Cinturón

Entre las órbitas de Marte y Júpiter nos encontramos con una región llamada cinturón principal de asteroides. Estos cuerpos, son trozos de roca y hielo girando en una órbita más o menos estable entre estos dos planetas. Sus dimensiones, su fijamos un estándar son de unos 40 metros, pero indudablemente existen algunas rocas menores, de algunos pocos metros a varios kilómetros de diámetro. Se aglutinan en el antes mencionado cinturón, en órbita alrededor del Sol. Algunos chavales nos suelen preguntar si cuando lanzamos una sonda hacia las regiones exteriores del Sistema Solar, éstas chocan con los asteroides del cinturón…y ciertamente es muy complicado que ésto llegara a pasar. Imaginaos que en nuestra calle hubiese una roca de 40 metros y que en el barrio de al lado, a poco más de 10 kilómetros de separación hubiese algo similar…es complicado que si pasamos con nuestro coche por entre estos dos puntos, nos pueda pegar un golpe. A qué se debe esto? Pues a la distribución de masas. El cinturón tiene un 4% de la masa de nuestra Luna, en una superficie tan grande, es complicado que pueda llegar a pasar algo similar.

Tamaño asteroide

Más allá de estas rocas, tenemos al mayor planeta del Sistema Solar, Júpiter. Con un diámetro de 142.000 kilómetros en su ecuador cabrían 11 Tierras una al lado de la siguiente. En masa, parece superar en 1.000 veces la nuestra y se encuentra a una distancia del Sol de 780 millones de kilómetros y tarda en dar una vuelta alrededor de éste 12 años.  A partir de Júpiter la química de los planetas cambia…ya no son de roca, sino de gas. De hecho a Júpiter se le tiene como modelo en ese sentido, y por ello, a los planetas que se componen principalmente de gas, se les llama o denomina planetas jovianos, en honor a este enorme planeta. Su temperatura en la parte más baja de su atmósfera puede rondar los -163ºC, pues Júpiter no tiene superficie. Al parecer, puede poseer un núcleo férrico con temperaturas del orden de los 19.000ºC. En su alta atmósfera, y visible desde la Tierra, nos encontramos con un huracán con vientos superiores a 400 kilómetros por hora, que inicialmente pudo tener 2,5 veces el tamaño de la Tierra, pero que parece que mengua su diámetro tal conforme pasa el tiempo. Desde su descubrimiento en 1664 sólo se tiene constancia de que se dispersase durante algunas semanas hace pocos años atrás, volviéndose a reactivar poco después. Dentro del sistema de satélites las cosas también cambian. En total se contabilizan 67 lunas que orbitan a su alrededor. Las más grandes Io, Europa Ganímides y Calixto, conocidas como lunas o satélites galileanos en honor a su descubridor, Galileo Galilei que las halló en 1610 con su rudimentario telescopio. Ya en la era espacial, y con la Voyager 1 se descubrió un sistema de anillos orbitando alrededor de Júpiter a una altura sobre su atmósfera de 51.000 kilómetros.

Gran mancha roja comparativa

Saturno

Nos vamos al gigante de los anillos. Saturno es el 6º planeta en orden desde el Sol y se encuentra a una distancia de éste de unos 1.400 millones de kilómetros. Tiene un diámetro equivalente al de 10 Tierras sumando un total de 120.000 kilómetros y una masa superior a 95 veces la de la Tierra. Tarda en dar una vuelta alrededor del Sol, más de 29 años y su período de rotación es de unas 10 horas. Al igual que su hermano mayor, Saturno también se compone de gas en su mayor parte y se estima que su temperatura media ronda los -191ºC. Su sistema de satélites, no es una cuestión ciertamente menor, contabilizándose un total de 61. Claro que lo que más llama la atención de Saturno cuando se ve a través de un telescopio son los anillos. Están compuestos por trozos de roca que van desde los 20 centímetros a los 20 metros y polvo, lo que hace que desde la distancia tengan un aspecto uniforme, cuando en realidad no es así. También existen enormes “divisiones” entre ellos, llamadas División de Cassini y División de Encke, con unos diámetros de 3.000 y 300 kilómetros respectivamente. Los anillos de Saturno en su conjunto, miden más de 300.000 kilómetros de diámetro y tienen menos de 1 kilómetro de grosor, lo que hace que sea una auténtica maravilla observarlos desde la Tierra. Además y como curiosidad, la inclinación orbital de los anillos respecto al planeta cambia, y lo hace en un período de 11 años.

Seguimos avanzando en este viaje interplanetario por nuestro vecindario. Urano es nuestra siguiente parada. Con un diámetro de 51.000 kilómetros es el 7º en orden desde el Sol y se encuentra a una distancia de 2.800 millones de kilómetros de nuestra estrella. Su masa es cerca de 15 veces superior a la nuestra. También es un joviano, y su temperatura no es un tema menor, pues se registran temperaturas cercanas a los -200ºC, algo fresco para ir en bañador. Como curiosidad, Urano tarda una vida humana entera, unos 84 años en dar una vuelta alrededor de su estrella. Y en su sistema de satélites se cuentan más de 27. Al igual que los demás, Urano también tiene anillos bastante bien definidos, con un total de 13 y se descubrieron gracias a las sondas enviadas hacia allá, pues son muy tenues para apreciarlos desde aquí. Ahora sabemos que tienen un diámetro aproximado de 192.000 kilómetros.

Urano

280px-Neptune_Full

Para no aburriros con una lectura muy densa, haremos otra pausa en Neptuno. Es el último planeta catalogado como tal en nuestro Sistema Solar. Con un diámetro cercano a los 49.000 kilómetros, parece el hermano gemelo de Urano. Se encuentra a unos 4.500 millones de kilómetros del Sol, y tarda en dar una vuelta a su alrededor cercana a los 165 años. Se registran temperaturas frescas también, del orden de los -220ºC y posee una masa 17 veces superior a la nuestra. Del mismo modo que Júpiter, Neptuno posee un gran huracán conocido como la Gran Mancha Oscura (la verdad es que no se han calentado mucho la cabeza para ponerle un nombre similar a la de Júpiter), con un diámetro cercano a los 12.800 kilómetros, equivalente al diámetro de la Tierra, donde, además, se registran vientos superiores a los 2.000 kilómetros por hora. Y, para no perder la costumbre, Neptuno también tiene anillos, también muy bien definidos, 5 en total, que reciben nombres en honor a los astrónomos que trabajaron en su descubrimiento y estudio.

Un Saludo Cósmico-Galáctico!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s